Joseph Hamilton // El asesinato de Rottenmayer (Parte 4)

Hamilton, ya desconcertado fue otra vez a la casa de Rottenmayer, alli estaban Fiona y Madeleine, en compañía del señor Loos.

– John, que inesperada coincidencia. ¿Qué hace usted aquí?

– He venido a dar el pésame a Fiona, señor Hamilton.

– Me alegro John pero será mejor mantenerte alejado de esta casa. No quiero que me estropees el escenario.

Loos se despidió de Fiona y se marchó, Joseph empezó a charlar con Fiona y le preguntó acerca de las colillas del comedor, el señor Rottenmayer el día que falleció invitó a cenar a sus amigos de apuestas.

– Señora, ¿Si les invitó ha cenar como es que nadie se dio cuenta de que había muerto?

-Estaban todos en el jardín de la entrada contemplando el nuevo vehículo del señor Polster.

Ese día fue a ver el cuerpo de Hans Rottenmayer, antes de que lo enterraran, cogió de su chaqueta un encendedor bañado en oro, una flor de Griselia de su zapato y las cenizas que quedaban en su pantalón.

Hamilton decidió ir a ver al señor Loster. Una vez allí le abrió él mismo, sorprendido le invitó a pasar a su despacho, donde le ofreción una copa de coñac. Loster sin saber que pasaba le preguntó a Hamilton el por que de su visita, Hamilton fue directo y le dijo que se trataba del asesinato del señor Rottenmayer.

– Señor Loster, el otro día me dijo que había muerto un conocido suyo, ¿De quien se trataba?

– De mi prima Keran, falleció de tuberculosis, y en respecto a Hans yo no he tenido nada que ver, tuvimos nuestras diferencias y ya sé que Charles le ha dicho que discutíamos muy a menudo y tuvo que intervenir, pero yo no soy un asesino, nuestras peleas no eran tan fuertes como para querer matarlo.

– A ver señor Loster, yo no le he acusado en ningún momento, no sé a santo de que viene ese discurso, pero si, es usted uno de mis principales sospechosos.

Hamilton decidió que como tenia que ir a ver la casa de la montaña de Madeleine fueran todos allí para intentar resolver el caso, allí citó al señor Loster, al señor Loos, a Madeleine y a Charles y Fiona para que le ayudaran.

El próximo capítulo única y exclusivamente aquí en nuestra cadena

https://activamentepasivo.wordpress.com/.

Anuncios

Matt sigue su serie.

El fantástico jugador japonés continua en activamentepasivo un año después de que se emitiera su cuarto capítulo, La final estatal, Si no lo ha leído o no se acuerda aquí tiene el resumen:

Matt jugador del Okosi Eyoni c.f. llega a la finaal estatal con molestias causadas por una lesión, Suko su gran rival le compite en la final de la que los Okosi salen veneficiados y ascienden a nacional A de la categoría juvenil.

La hoja del roble “Capítulo 1” (Introducción)

Paul es un chico de diecisiete años que nació al oeste de Manhattan, él sólo tiene a su hermana mayor Rose que hace poco cumplió los veinte años, viven en una vivienda tipo chalet que compraron sus padres antes de morir hace nueve años cuando toda la familia se fue de crucero, una de las actividades era el buceo, se metieron por una cueva acuática en donde se derrumbó la entrada y ya no supieron nada más de ellos.

Paul ya va a entrar a la universidad cuando acabe el curso, dejará atrás a sus mejores amigos, Daniel, Marie y Peter, ellos forman la pandilla que todos los viernes van a jugar a los bolos y se toman un helado.

Rose y él van siempre que pueden al cementerio, se quedan horas y horas mirando la lápida y rompiendo en llanto leyendo “tus hijos nunca te olvidarán”,  tras un baño de lágrimas, Rose regresa a casa para preparar las cosas del día siguiente, Paul en cambio se queda debajo del árbol del jardín con la mirada perdida haciéndose preguntas sin contestación.

Su abuelo le contaba una historia, aquel roble fue plantado por Ernesto Dellipundi, el tatarabuelo de Paul, el roble fue plantado para que los hermanos Billero tuvieran suerte en la guerra de las cuatro cruces, una guerra en la cual todos con una hoja de ese mismo roble se salvaron todos.

Todos los otoños las hojas de todos los árboles caen menos las del roble, es el roble dorado chipriota de hoja perenne que da buena suerte y consuela, por eso Paul siempre se queda a du lado.

Desde que fue al instituto Paul estaba pensando en una sola cosa se pasaba las clases con la mirada perdida, abstraído del mundo, en el descanso no iba con sus amigos, escribía en una libreta pequeña.

Paul volvió corriendo a casa y empezó a llamar a Rose.

–          Rose, Rose, haz tus maletas, nos vamos a Black Cliff.

Dijo Paul eufórico y recogiendo la casa.

–          Pero Paul allí es donde murieron papá y mamá.

Dijo Rose desconcertada.

El próximo capítulo única y exclusivamente aquí en nuestra cadena https://activamentepasivo.wordpress.com/.

Joseph Hamilton // El asesinato de Rottenmayer (Parte 3)

Hamilton se despertó Mareado, observó cómo el suelo tenía un poco de tierra, desconcentrado fue a la cocina donde se sirvió un vaso de leche y cogió dos tostadas, desayunó en la terraza observando el cielo anublado y pensando que pasó el día anterior.
Al acabar de desayunar cogió el chaquetón y el sombrero y partió hacia casa de Charles, una vez llegó se fueron a dar una vuelta por el parque. Allí se encontraron a Ferdinand Loster un personaje curioso, que bien vestido y elegante mostraba una cara de poco respeto por los demás, como si algo lo amargara, Hamilton sin hablar con él le preguntó a Charles si sabía algo de el tal señor Loster.
– ¿Charles, lo conoces?
– Si, hemos tenido que intervenir en más que una vez por peleas con Rottenmayer.
Hamilton se acercó sutilmente al señor Loster, se sentó en el mismo banco que él, durante unos minutos mirando el periódico le dijo.
– Se puede creer que en el condado vecino han asesinado al marqués de Jimm, que gentuza esa. ¿A qué viene esa cara?
– Emm… El otro día murió un conocido.
Charles llamó a Hamilton diciéndole que la señora Rottenmayer lo llamaba para contarle algo importante.
Cuando llegaron a la mansión Fiona los esperaba en el jardín que daba al descampado, Fiona les contó que la familia poseía unas tierras en Northgrind, donde trabajaban treinta campesinos, las tierras se las ganó el señor Rottenmayer hacía tres meses a la familia Loos, quienes se quedaron con una casa en el pueblo de Todder y sin ningún negocio con el que alimentar a la familia.
Los Loos eran un matrimonio, John, Joey y Tirandela Loos, Hamilton decidió ir a verlos, estaba a sólo veinte kilómetros del condado.
Cuando llamaron al timbre le abrió una señora de mediana edad con el cabello enredado y unos harapos sucios, le invitaron a entrar ya que les dijo que era el detective.
– ¿Señor Loos de que conocía al señor Rottenmayer, quien murió hace unos días?
– ¿Cómo, Hans a muerto? Pues me alegro ese sinvergüenza me lo arrebató todo me dejo con tres bocas que alimentar sin dinero, el pequeño murió hace un mes, así que si no tiene nada más que preguntar me gustaría que se fuese por favor.

Hamilton se despidió, cogió el abrigo y se fue, parecían muy tensos, la señora no paraba de dar vueltas por la sala y de mirar a su marido. Hamilton al llegar fue a hablar con Fiona, le dijo que los Loos podían ser los asesinos de Hans.
Cuando Madeleine bajó Hamilton le preguntó donde había estado la noche en la que mataron al señor Rottenmayer, ella contestó que pasó los días con su padre en las montañas de Ruthbury a doscientos kilómetros de la ciudad. No había nadie más con ella así que no había manera de comprobarlo.

PRÓXIMA PARTE DE JOSEPH HAMILTON EN EXCLUSIVA AQUÍ.
https://activamentepasivo.wordpress.com/

Joseph Hamilton // El asesinato de Rottenmayer (Parte 2)

Hamilton revisando el vaso de coñac vio como faltaba un cuchillo en la magnífica colección, Fiona sorprendida dijo que no les faltaba ningún cuchillo la noche anterior.

Aquel día Fiona le invitó a comer en la mansión, comieron en el jardín que daba a un camino de tierra, salieron por el comedor al jardin donde había una gran estructura que les guardaba del sol.

Mientras comían y Fiona le contaba cómo era Hans, sus aficiones y manías, escucharon el Ruido de la puerta principal.

– ¿Fiona esperabas a alguien?

Preguntó Joseph saltando de la silla y con la mano en la pistola.

– Tranquilo Hamilton es Madeleine, la criada, no ha dormido aquí porque les dimos un descanso antes de ayer.

Hamilton se volvió a sentar y continuaron charlando hasta la hora del té, cuando Madeleine les ofreció galletas de mantequilla acompañadas por un té caliente.

Cuando Hamilton volvió a su casa cogió una libreta, su vaso de alcohol, esta vez poteen, un aguardiente muy fuerte típico de Irlanda y se puso a escribir en unas hojas lo que había visto en la mansión, le pareció muy extraño que la copa estuviera tan separada del cuerpo y que no pareciera que Rottenmayer hubiera opuesto ninguna resistencia, cogió de nuevo la chaqueta y se fue a ver a su amigo Charles Von Dimm, un hombre holandés de cuarenta y nueve años, que se gana la vida en la policía como subgeneral de la comarca de Galway.

Le abrió la señora Von Dimm, Janesse es su mujer, y la madre de sus hijos, de Jim y Charlotte, una vez saludar a toda la familia se fueron al despacho de Charles, donde con una copa de coñac debatían sobre diversa hipótesis relacionadas con el asesinato de Hans, Charles estaba bastante seguro, la asesina era Madeleine la criada a la cual los señores trataban como harapos y aprovecho dos días libres para presentarse en la mansión y como Hans la conocía no mostró desconfianza y cuando se distrajo le apuñaló con el cuchillo robado de la cocina, pero esa acusación no era del todo sólida, habían cabos sueltos, como que hacía el vaso tirado en la cocina lejos del cuerpo, y no sabían si era capaz de matar a quien le da cobijo.

– Bueno muchas gracias Charles, mañana hablaré con Madeleine.

– De nada, ya me contarás y si necesitas ayuda de la policía llámame.

Con una cordial despedida Hamilton se marcho a su casa, era de noche y las calles desiertas cuando llego a su cama cayó redondo en la cama por la gran cantidad de alcohol consumida.

PRÓXIMA PARTE DE JOSEPH HAMILTON EN EXCLUSIVA AQUÍ. https://activamentepasivo.wordpress.com/

Joseph Hamilton // El asesinato de Rottenmayer (Parte 1)

Joseph Hamilton siglo XIX, uno de los más prestigiosos detectives de su ciudad, Galway es la capital del condado de Galway en Irlanda, una de las más bonitas del país.

Joseph es un hombre humilde, a el acuden todos los ciudadanos, policía etc. que tienen un problema. El detective Hamilton trabaja sólo por su orgullo de que hace lo hace él y aun que sea honrado y serio le gusta llevarse él todo el mérito.

Hamilton en el centro de la ciudad en una pequeña y acogedora casa irlandesa, tiene un perro llamado Mollo, es un sabueso manso con arrugada cara.

Rozando la media noche de la fría noche de 12 de diciembre de 1889 llamo a la puerta desesperadamente con la cara encarchada y a punto de la congelación la señora rottenmayer, tiritando ya no se sabe si de miedo o de frío, Hamilton instantáneamente le invita a entran y prepararle una taza de té caliente.

Cuando la señora Rottenmayer recobró el aliento empezó a contar la causa de su inesperada aparición.

– Mire Hamilton, a pasado algo terrible.

Dijo Fiona Rottenmayer con voz débil.

– Tranquila Fiona, cuénteme lo que pasa, ¿Pasa algo con su marido?

– Si detective, salí a pasear con Roisin Werston y cuando volví, Hans estaba tirado en el suelo del recibidor con con la mano tapando un corte en la zona abdominal, tenía una copa de coñac derramada cerca del comedor, apartado del cuerpo.

Hamilton decidió que sería mejor que se quedara esa noche allí y no volviera a su mansión hasta el día siguiente.

Al día siguiente Fiona acompañó al detective a la casa, se encontraron el cuerpo tal y como estaba, tirado en el suelo encima de un gran charco de sangre.

Hamilton investigaba el cuerpo sin interrupción viendo la incisión, su profundidad, el corte, su tipo la situación de la copa del coñac derramada en el comedor.

PRÓXIMA PARTE DE JOSEPH HAMILTON EN EXCLUSIVA AQUÍ. https://activamentepasivo.wordpress.com/

Matt (Capítulo 4 : Final estatal)

Matt ya se ha recuperado de su lesión que emocionante lo malo es que no está con la misma forma que siempre le va a costar adaptarse a su ritmo normal pero conesperanza y confianza podrá conseguirlo.Matt fue con una amiga suya Marie a ver como sus compañeros entrenaban los okosi son un club que les gusta pelear , ya no por gusto sinó por mantener la posición en la liga ya que no son muy buenos.El equipo al que Matt aspiraba a jugar algun día las estrellas de oro era un equipo que estaba en segunda división . Matt pasdos unos días se puso a entrenar con su equipo después de unas semanas no iba a estar a tope para la final estatal que se jugaría en unos días contra los relámpagos de Hikoki.Los relámpagos contaban con una plantilla impresionante con un centrocampista que formaba parte de la selección sub-21 se llama Loyudo un hombre que con su técnica se va de quien quisiera y el delantero en el que se an fijado las estrellas de oro, el equipo al que quería ir Matt. Al cabo de una semana la final estatal se iba a disputar, el equipo de Matt estaba en plena forma y dispuesto a ganar a los relámpagos , la espectación iba a ser de nivel casi casi nacional.
El día del partido Matt fue con Sashei al estadio de Tokio donde ambos equipos se pusieron a entrenar. Matt en el entrenamiento se salió marcando 2 goles, lo que el no sabía era que el ojeador de las estrellas de oro estaba entre el público. Cuando el árbitro pitó el comienzo del partido Matt se la pasó a Sashei y desde ahí estructuraron el juego durante un rato, pero el medio centro del equipo contrario la interceptó y se la pasó a Loyudo que con velocidad destreza y sobre todo clase se fue de los defensas del equipo de Matt y con un tiro superpotente la colocó por la escuadra y Yu con un extraordinario salto la despejó.El juego fue así durante 15 minutos cuando Matt encaró el área contraria y con un amago de tiro se fue del portero y con una risa casi burlesca entró en la portería contraria paseando.
Iban 1-0 con lo que ganarían la final estatal. Al comenzamiento de la segunda parte Loyudo disparó desde la frontal del área y Yu si que no pudo parar ese tiro , 1-1 no tenían suficiente para ganar y Matt casi acabando el partido con la pesadez de todo un partido se regateó a los defensas del equipo contrario y con un expléndido tiro casí rompiendo la red marcó el gol de la victoria.Era un sueño habían ganado no se lo podían creer, estaban en nacional, por fin lo consiguieron.Al acabar las celebraciones el ojeador de las estrellas de oro se acercó a Matt y le dijo que en pocos años podría ser jugador de tal equipo. Yu tambien le dijeron lo mismo pero un poco
diferente ya que lo querían ya y en el deportivo de Nagoya un club en segunda division un poco peor que las estrellas de oro ,pero tambien en 2ª división.

En el próximo capítulo:Se sabrá si Yu se va al deportivo Nagoya, y como esmpieza la temporada Matt y si decide irse del equipo.

RECUERDA SÓLO EN https://activamentepasivo.wordpress.com/  Y EN http://mattkii.wordpress.com/  LA WEB OFICIAL DE MATT